Siempre me han hecho mucha gracia las palabras “Peek-a-Boo”,  el juego para bebés equivalente al español “cucu… ¡taa!”, donde uno se esconde y asoma de repente. Se dice “peek-a..” y cuando asomamos decimos “¡BOO!. De ahí el nombre. Pues ahora también asociaremos  este acertado nombre un nuevo espacio cool para niños que ha abierto sus puertas recientemente en Barcelona. Se trata de un multiespacio para niños y padres del estilo de los que están proliferando en ciudades como Nueva York, Tokyo o Londres.

 

¿Qué se puede hacer en Peek a Boo? Desde talleres creativos, juego libre, actividades destinadas a desarrollar la imaginación… hasta celebrar la fiesta de cumpleaños de los peques. Me encantaría visitar este sitio con mi hija Lucía porque desde luego, por las fotos y opiniones que hemos recibido, tiene una pinta estupenda. Tiene un un parque de juegos central para jugar, saltar, correr y pasarlo en grande. Un luminoso espacio dedicado a realizar talleres creativos de pintura, arte, música, magia, lenguaje, alimentación, reciclaje, playgroups y muchas más  disciplinas, pensadas para los niños o para que padres e hijos juntos compartan y aprendan nuevas habilidades. Peek a Boo cuenta también con un Play Room, el universo reservado a los bebés de 6 a 36 meses, donde experimentados baby-sitters los cuidan y estimulan con juegos y actividades.

Además, con un cuidado, orgánico y moderno interiorismo a cargo del estudio barcelonés Greek , Peek a Boo cuenta con un café donde compartir comidas y meriendas con alimentos frescos y sanas recetas de temporada ideales tanto para adultos como kidfriendly. El proyecto ofrecía tanta variedad de espacios y actividades que debían funcionar de forma independiente y a la vez  de forma simultánea, que el principal reto de la reforma del espacio fue cómo conseguir articular, de forma fluida, un abanico tan diverso con necesidades tan distintas.

Para construir una visión homogénea desde un punto de partida tan heterogéneo, Greek optó  por crear paredes curvas construidas con listones verticales de madera con el fin de que la propia distribución emulase el fluir natural de los niños jugando, igual que el juego infantil de toda la vida cucu-tat (que es el significado de Peek a Boo en inglés). De esta forma, se evitó delimitar los diferentes espacios y mantener una comunicación constante e interactiva entre ellos.

Más Información Peek a Boo